domingo, 29 de diciembre de 2013

Solo un minuto más para la cuenta atrás.

La respiración es cada vez más lenta, el pulso cada vez más débil. Los últimos latidos de un año que no volverá, otro sol de enero, otra primavera que nos alteró la sangre, otro verano entre amigos, otro paseo para recordar otoñal. El placer de echar la vista atrás y hacer un poco de memoria para llegar a la conclusión de que ha sido un 2013 increíble, lleno de experiencias y buenos momentos. ¿Que ha habido meteduras de pata? ¿Liadas? ¿Cabreos? Seguro que más de uno y de dos, pero, al fin y al cabo, esos son los detalles que nos hacen crecer como personas, lo que nos ayuda a madurar y ser mejores. 

Y sólo me queda pedir como deseo que este año que entra sea igual o mejor, con sus ratos buenos y malos, pero que, como conclusión, sólo pueda decirlo mismo que con este: Que soy completamente feliz, que no podría estar rodeada de mejores personas ni desear ser otra persona diferente (excepto Batman. Siempre es mejor ser Batman). Así que muchísimas gracias a todos los que habéis estado ahí siempre, los que estáis ahora y los que sé que estaréis en un futuro. Os quiero. 

Feliz 2014! :)


martes, 17 de diciembre de 2013

Magia.

A veces las cosas ocurren por alguna extraña razón. Parece que los astros se alinean para que pasen justo en el momento que tienen que pasar. Casualidades las llaman. Pero yo no creo en las casualidades. Yo creo en la magia. La magia de una sonrisa, de una mirada, de un gesto, de encontrarse dos veces. La magia de las cosas que pueden no significar nada, o pueden cambiarlo todo.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Infamia

Dicen que después de la tempestad llega la calma, pero a veces después llega la tormenta.  Así que vigila quién pisas cuando subes, porque te lo encontrarás cuando caigas.

(Rayden)

martes, 3 de diciembre de 2013

Microcuento Sabinero


- ¿Qué adelantas sabiendo mi nombre? Cada noche tengo uno distinto, y siguiendo la voz del instinto me lanzo a buscar...
- Imagino, preciosa, tu nombre. ¿Algo más?
- Un amante discreto, que se atreva a perderme el respeto, ¿no quieres probar?
- Vivo justo detrás de la esquina, no recuerdo si tengo marido, si me quitas con arte el vestido, te invito a champagne... 
Le solté al barman mil de propina, apuré la cerveza de un sorbo, acertó quien "El Templo del Morbo" le puso a este bar. Al llegar al bar nos buscamos, como dos estudiantes en celo, un piso antes del séptimo cielo, se abrió el ascensor. Nos sirvió para el último gramo, el cristal de su foto de bodas, no faltó ni el desfile de moda de ropa interior.
- En mi casa no hay nada prohibido, pero no vayas a enamorarte, con el alba tendrás que marcharte para no volver. Olvidando que me has conocido, que una vez estuviste en mi cama, hay caprichos de amor que una dama no debe tener. 
- Es mejor - le pedí - que te calles, no me gusta invertir en quimeras, me han traído hasta aquí tus caderas, no tu corazón.
Y después, para qué mas detalles, ya sabéis, copas, risas, excesos. ¿Cómo van a caber tantos besos en una canción? 
Volví al bar, a la noche siguiente, a brindar con su silla vacía, me tomé una cerveza bien fría y entonces no sé... si soñé o era suya la ardiente voz que me iba diciendo al oído: "me moría de ganas, querido, de verte otra vez". 


Peor para el sol, que se mete a las siete en la cuna del mar a roncar, mientras un servidor, le levanta la falda a la luna... 

lunes, 2 de diciembre de 2013

Hola Diciembre.

Cerré los ojos a principios de noviembre, en una tarde lluviosa y gris de otoño. Al abrirlos es una mañana soleada de diciembre, un mes acumulado de experiencias después, aunque parece que tan sólo ha pasado un pestañeo. Curioso el tiempo, que corre a su antojo, volando sobre rachas de viento o perezosamente estancado en una masa de aire caliente...

Pero lo importante no es la rapidez con la que fluyan los días, sino el aprovechamiento que se hace de cada uno de ellos. Poder echar la vista atrás y sonreír, satisfecho por cada instante, coleccionar recuerdos que, pase el tiempo que pase, no se volatizarán en un soplo de aire. 

domingo, 24 de noviembre de 2013

Disfrutar de la vida tal y como viene :)

La vida es tropezarse, es caer, es decidir y equivocarse, ahogarse en un vaso de agua, llorar , emocionarse, estar confundido, no saber que hacer, gritar y reir, ser bipolar, hacer daño y sufrir, sonreír, hacer el tonto y tirar la casa por la ventana. Y a veces nos preguntamos por qué a nosotros, nos dan ganas de mandarlo todo a la mierda, rendirnos y sumergirnos alcoholizados debajo del edredón. Luego te das cuenta de que por desgracia esta es la única manera de aprender a vivir, que no se escarmenta por cabeza ajena y, aunque suene a tópico, la vida no se cuenta por las veces que te caes, sino por las que te levantas. Por eso siempre dicen que es mejor arrepentirse de lo que has hecho de lo que no, que hay trenes que no pasan dos veces por la misma estación y que todo cambio asusta, pero a veces necesitamos un huracán que nos ponga todo patas arriba para darnos cuenta de ciertas cosas.

Y decidir. Porque la vida es elegir, tirarse a la piscina sin saber si está llena o vacía. Vencer la inseguridad y el miedo. Y quién sabe si te equivocarás o no, pero estarás creciendo, siguiendo adelante, viviendo.Y eso ya es un acierto. Hasta que un día te das cuenta de que, en vez de ahogarte en un vaso de agua, también puedes coger aire, relajarte y flotar suavemente en él.  


miércoles, 20 de noviembre de 2013

That's ok.

Supongo que esperaba este momento. Sabía que, antes o después, ibas a desaparecer de nuevo. Lo esperaba tanto que, en realidad, ni siquiera me importa. Esta vez tenía hecha la idea. Pero también supongo que tenía la leve e inevitable esperanza de equivocarme. Creo que era más curiosidad, quizás incluso un "cuelgue", que otra cosa. No siento pena, ni enfado, ni siquiera decepción. Es la simple confirmación de algo que sabía que iba a llegar. Y, ¿sabes? Mejor así. Nunca mereciste la pena.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Bukowski, cuando el sol queme tus tripas...

¿Quieres ser escritor?

Si no te sale ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón,
y de tu mente y de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla del ordenador
o clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras,
no lo hagas.
Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas.
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte
y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.
Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.
Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,
espera pacientemente.
Si nunca sale rugiendo de ti,
haz otra cosa.

Si primero tienes que leerlo a tu esposa
o a tu novia o a tu novio
o a tus padres o a cualquiera,
no estás preparado.

No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.
Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse
con esa gente.
No seas uno de ellos.
No lo hagas.

A no ser que salga de tu alma
como un cohete,
a no ser que quedarte quieto
pudiera llevarte a la locura,
al suicidio o al asesinato,
no lo hagas.
A no ser que el sol dentro de ti
esté quemando tus tripas,
no lo hagas.
Cuando sea verdaderamente el momento,
y si has sido elegido,
sucederá por sí solo y
seguirá sucediendo hasta que mueras
o hasta que muera en ti.
No hay otro camino.
Y nunca lo hubo.

https://www.youtube.com/watch?v=2IT6F9FMhLY&feature=youtube_gdata_player

lunes, 11 de noviembre de 2013

Enseñar las vergüenzas. Feliz lunes :)


b_380_0_16777215_00_images_576164_311277278998754_749733068_n.jpg
Me enseñaron la vergüenza.
Me enseñaron a avergonzarme de mi cuerpo, de mis actos, de mis pensamientos.
Me enseñaron que lo que pienso es absurdo, que lo que hago es ridículo, que lo que deseo es sucio.
Y aprendí a no decir lo que pensaba, por vergüenza de que alguien a mi alrededor pensara algo mejor.
Y aprendí a no hacer lo que me apetecía, por vergüenza de que alguien a mi alrededor creyera que era inoportuno.
Y aprendí a no perseguir lo que deseaba, por vergüenza de que alguien a mi alrededor opinara que era inapropiado.
No contenta con someterme a la mirada externa, me plegué también a la vergüenza ajena.
Y aprendí a preguntarle a la vergüenza cómo vestirme, no vaya a ser que alguien pensara que voy buscando gustar, destacar. Y aprendí a escuchar a la vergüenza al desnudarme, no vaya a ser que me sintiera cómoda en mi cuerpo, y me acostumbrara a enseñar(me)lo sin miedo. Y aprendí a consultar con la vergüenza antes de abrir la boca, no vaya a ser que dijera sin filtro lo que me pasa por la cabeza, y se enterara la gente.
Y dejé de bailar, de reír a carcajadas, de rascarme el culo, de preguntar lo que no entiendo, de opinar lo que pienso, de compartir lo que siento, de pedir ayuda, de ponerme faldas, de ir a la playa, de comer o llorar en la calle, de ir sin sujetador, de pintarme, de salir sin pintar, de bajar a la calle despeinada, de usar esa ropa que dicen que no me pega nada, de llamar a quien echo de menos, de tomar la iniciativa, de decir que no, de decir que sí, de quejarme, de vanagloriarme, de estar orgullosa, de admitir que estoy asustada.
Y, a base de sentirme cada día más avergonzada, entendí que mi vergüenza nunca iba a sentirse saciada. Que toda la vida iba a imponerse entre yo y mi representante impostada. Así que busqué a mi sinvergüenza interna. Y le costó salir un poco, le daba vergüenza. Pero acabó sacándome a bailar, haciéndome dúo al cantar, saliendo conmigo a la calle con la cara sin lavar, animándome a hablar, a ignorar las cosas que me deberían avergonzar...
Y ahora no tengo tiempo para sentir vergüenza. Estoy ocupada viviendo.



domingo, 10 de noviembre de 2013

Yo creo en ti, yo creo en mi.

Una de esas tardes de domingo, con peli, manta y chucherías varias. Apalancamiento en el sofá, suave melancolía en el ambiente y unos apuntes que no hay ganas de mirar. Una canción que sopla suave sus notas, llenándote de fe, y qué mejor momento para cerrar los ojos, dejar que te invada y escucharla que esta tarde de domingo :)


Creo que la fuerza está en la mente, 
creo que el poder está en la gente. 
Lo que no creo es en las urnas ni en los votos, 
pero creo en ti, creo en mí, creo en nosotros. 
Por creer creo que todo es posible, 
hasta la utopía de ser libre. 
Infalible, el tiempo es insaciable, 
la vida es increíble, la muerte insobornable. 
Creo, que el mundo es un recreo, 
que la vida es un paseo y no un trofeo, 
y creo en los amigos, en los ángeles caídos, 
Dios escribe recto usando renglones torcidos. 

Creo en miradas, creo en el amor que me das, 
no vengo solo, mi familia es lo que traigo detrás. 
No sé de política ni de derecho, 
sé de la química que late bajo el pecho. 
Creo en lo que siento y lo que intuyo, lo mío es tuyo, 
sin maquillaje, luchar con coraje vivir con orgullo. 
Creo que se puede vencer al fuerte, 
dejar de engañar a la suerte, dejar de correr y temer a la muerte. 
Vivir como seas, 
ir y venir como la luna y las mareas, besando las azoteas. 
Pa' que veas, creo que el coraje vence al miedo, 
el ahora luego, el agua al fuego, el corazón al ego. 

También creo en la música, pájaros de papel, 
y en las canciones que te abrasan y traspasan la piel. 
Y en las promesas que se hacen a la cara, 
creo en el dolor que nos une, no al color que nos separa. 
Creo que está loco, este mundo loco, 
creo en lo que veo y lo que toco, en aprender si me equivoco. 
Creo en el deseo y en su templo, 
dejarse la vida luchando pa' intentar vencer al tiempo. 
Y si la vida es juego yo me juego el resto, 
tuyo y mío hermano, mira, el mundo es nuestro. 
Por supuesto aún tengo mucho que aprender, 
hoy brindo por los errores que quedan por cometer. 

Por repetir, la vida es insistir, resistir, 
exprimir el elixir del existir. 
Llorar y reír, como el niño que atesora, 
porque nunca hubo más presente que el ahora. 
No caeré si sigo sin perder la fe, 
más allá de un Dios hay más en que creer. 
Mi razón para existir, mis ganas de vivir, 
yo creo en ti, yo creo en mí. 

jueves, 7 de noviembre de 2013

Que si no me rompe los esquemas no lo miro. Que si me mira fijamente sonrío en otra dirección. Que si me sonríe pierdo la cabeza y que si no me tiene en su cabeza lo busco a tientas para traerlo de vuelta de esas tierras vacías que no puedo alcanzar...

Rebañando cariño a cucharadas para no echarlo de menos.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Bú.

No tenía ni idea de lo que hacía ni sabía por qué. Tampoco le importaba, estaba cansada de la racionalización y la lógica aplastante que parecía guiar la vida de las personas. Sabía que siempre había sido demasiado impulsiva, demasiado cabra loca, demasiado bipolar. Pero, por otro lado, estaba descubriendo que tanto pensar y darle vueltas al asunto solo le llevaba a rayadas sin sentido, a indignarse cuando no salía todo como quería. Así que decidió volver a su filosofía habitual, a dejarlo fluir, a no darle demasiadas vueltas y a seguir siendo un poco bipolar y hacer lo que le viniera en gana. Sabía que cuando no se espera nada cualquier cosa que venga es buena, y que la planificación y los prejuicios solo le hacían perder su magia al momento real, difuminándolo y juzgándolo desde una imagen preconcebida del mismo. Total, qué más daba si después de todo no le debía nada a él ni explicaciones a nadie... 

sábado, 2 de noviembre de 2013

Lets play

Quebraderos de cabeza. Muchos quebraderos de cabeza. Y de repente, te das cuenta te hacen ver que tu verdadero problema radica en que quieres coger el mango de la sartén. Obviando el posible significado que ciertas perversas mentes puedan darle a la frase, siempre he estado en la posición de poder, la de darle la vuelta a la tortilla a mi antojo, pero ahora resulta que las vueltas me las dan a mi. Y no me gusta. Así que ahora me toca recuperar mi posición de seguridad, hacer tambalearse la confianza del contrario y que se dé cuenta de que no está tan afianzado como creía. Y es que, como todo, a veces el amor (por ponerle un nombre) se convierte en otra guerra.

domingo, 27 de octubre de 2013

Cazando perdices para comer

Nos pasamos la vida buscando ese final feliz, tomamos decisiones y mas decisiones esperando escuchar ese "y vivieron felices..." sin saber si conseguiremos llegar algún día o se quedará en una simple pestaña llena de deseos sin cumplir. Esperamos escoger la opción adecuada, el momento perfecto,  la persona que compone nuestra media naranja. Pero, ¡qué demonios!, no podría ser otro momento más perfecto, simplemente porque no podría ser otro momento más que ese. Ni otra persona. Ni otra opción. Debemos aprender que cuando tomamos una decisión, tomada queda, para bien o para aprender de ella. Dejar de martirizarnos con todos esos "y si"s que sólo nos hacen perder el tiempo sin dejarnos sacarle todo el jugo al presente. Hay que hacer que cada día,  cada momento, cuente. Hacerlos diferentes y especiales y apreciar su verdadero valor. Porque segundos que se fueron nunca vuelven, y opciones que desechamos nunca estuvieron destinadas a hacerse realidad.

sábado, 26 de octubre de 2013

Sobre los márgenes

Expectación condensada en el ambiente, un micro sobre el escenario y unos ojos de zafiro que electrifican la piel del público. Una voz que empieza a fluir con ritmo, con la suavidad del mar y la fuerza de las olas, envolviendo cada mente, absorviendo cada pensamiento, fundiendo al mismo son las manos levantadas en el aire. Esa letra que emociona, esa base que se desliza por el caracol de cada oído, esa emoción que impregna cada frase. La magia va fluyendo por cada poro de la piel, creando una atmósfera fluorescente que conecta unas voces con otras, como un boli que une puntos en una hoja de papel. Te envuelve y te impulsa hacia otra dimensión por unos instantes, casi obligándote a dejarte llevar, inundando cada célula de tu ser. Vuelas sin saber ni cómo, cabalgando a lomos de sus palabras por las llanuras de la vida, sintiendo su propio corazón. 

Es de estas cosas que no se pueden explicar, que hay que sentir en la propia piel para entenderlo, emocionarse a un ritmo de rap, acurrucarse en el sonido de una voz, conectar con esos ojos de zafiro. Porque Sharif es muy grande, y la experiencia de su directo increíble. Gracias por ese conciertazo, y gracias al loco que me indujo a cometer esta locura, porque ha sido TREMENDA y me quedo con la promesa de repetir :)

viernes, 25 de octubre de 2013

Way away

Veo a la gente pasar sentada en el andén con una mezcla de curiosidad y esperanza. Paseo lentamente mis ojos por el entramado de filigranas que se enredan la pared, admirando la belleza antigua que caracteriza a la estación. Tiene su encanto,  al menos más de lo que lo tiene el frío metal del acero con su gris impoluto y futurista. Las manecillas del reloj avanzan lenta e inexorablemente mientras muevo la pierna con impaciencia. Quiero coger ese tren y marcharme lejos, quiero apagar el botón de mi mente y dejarla mecerse suave en el traqueteo del tren. Quiero llegar y reencontrarme con viejos amigos y posibles nuevos. Quiero una cachimba con inmejorable compañía. Y no puedo esperar a dejarme llevar por esta locura :)

jueves, 24 de octubre de 2013

Confused.

Siempre consigue sorprenderme. No tengo la menor idea de cómo, pero al final siempre consigue dejarme sin palabras. Me vuelve loca con sus idas y venidas, sus sí pero no y su manía de aparecer en el momento justo con las palabras adecuadas. Y cuando creo que ya lo he visto todo, me medio acostumbro y decido hacer algo al respecto, hace Chás y aparece a mi lado. O desaparece, según le dé. Y otra vez consigue colarse en mi cabeza, enredando sutilmente las escasas neuronas que me quedan y ejerciendo sobre mi ese magnetismo irresistible del "ni contigo, ni sin ti".

Y otra nueva paja mental, un caos ideomático con una pizca de ironía en el que intento encontrar algo coherente. Pero todos sabemos lo que pasa con la coherencia cuando te pierdes en unas pupilas y te sorprendes diciendo más de un par de cosas que no deberías decir. Y esto parece la pescailla que se muerde la cola, solo que en este caso acabamos mordiéndonos unos a otros sin ton ni son, revolcándonos en un foso de cal cada vez más profundo, enterrándonos en toneladas de arena que empiezan a pesar.

Sinceramente,  no tengo ni la menor idea de cuál puede ser el final de esta historia, aunque supongo que el factor sorpresa es parte del encanto de la vida, nunca sabes dónde te va a llevar en el siguiente episodio. Lo único que sé es que, sea el puerto que sea al que llegue, será el mejor al que podría haber llegado.

martes, 22 de octubre de 2013

Los tres pies del gato.

Matemáticas, lengua, ciencias e idiomas. Desde pequeños nos inculcan que son lo importante, lo que nos llevará lejos en la vida. Se empeñan en forzar un lado del cerebro con cuadrículas, reglas y hábitos culturales que nos van "normalizando" y cortando por el mismo patrón. Van recortando lentamente las alas a la creatividad infantil, con razonamientos impuestos y lógica aplastante, sin tener en cuenta lo llamado pensamiento lateral. Nos privan de justo lo que luego intentamos recobrar de adultos: la originalidad, la creatividad,  las nuevas ideas. Es curioso que reclamen emprendedores cuando todo lo que nos enseñan  es a seguir los pasos establecidos. ¿Cómo vamos a innovar si nos enseñan que 2 + 2 sólo puede ser cuatro? Para un niño esa simple suma puede ser cinco, un millón o amarillo. ¿Quién dice que está equivocado?  ¿Qué hubiera pasado si alguien le hubiera dicho a Picasso que la gente no es azul? ¿O a Elvis que dejara de moverse así?

Sin darnos cuenta,  vamos colocando barreras alrededor de nuestra mente, limitando las respuestas y las soluciones a los problemas. Si nos dicen blanco, blanco, si nos dicen negro, negro. Y no contemplamos la posibilidad de que sea a rayas. Dejamos de permitir a nuestra mente volar libre sin restricciones por miedo, miedo al rechazo social, a ser "el bicho raro". Lo paradójico es que, al final, son los "bichos raros" los que triunfan, los le abren los ojos al mundo a nuevas realidades, los que le echan dos cojones (con perdón) al asunto y defienden lo que creen.

Tenemos que aprender a perder el miedo a equivocarnos y al ridículo,  porque probablemente la primera idea no sea buena, es más,  seguramente sea una total y completa absurdez, pero no se nace aprendido. Y si no es la segunda, será la tercera, la quinta o la octava, pero encontraremos algo diferente. Conseguiremos crear algo nuevo, original, distinto. Porque, aunque a veces no lo parezca, lo que busca el mundo son emprendedores, personas que se atrevan, que arriesguen. Y, a mayor riesgo, mayor recompensa. Así que, amigos, perdamos el miedo, rompamos los límites y busquémosle los tres pies al gato.

miércoles, 16 de octubre de 2013

El poder de la curvatura de una línea

Una sonrisa olvidada en una hoja de papel voló soplada por un cálido viento del sur y fue a parar a sus rodillas. El anciano bajó la vista y sujetó con manos temblorosas y ojos suspicaces el pequeño trozo de papel amarillento. Aquel simple pedazo rasgado de libreta decorado con un torpe y sonriente garabato le hizo sonreir, recordando cuando era fácil regalar alegres curvaturas de los labios y esperar que fueran correspondidas. Se dió cuenta entonces de que no podía permitir que el mundo se siguiera oscureciendo, alguien tenía que abrir las nubes para permitir el paso de un brillante rayo de sol entre ventiscas de miseria. Se dió entonces cuenta de que a veces sólo basta con prender una llama para que la mecha corra de persona a persona. Y recordó que la tristeza es contagiosa, pero que una carcajada era más poderosa si se era capaz de provocarla. Y recordó también que se podía llorar de risa, y se podía reír de lo perra que era la vida, pero lo que nunca se debería poder era perder la sonrisa.

Se levantó despacio recogiendo el sombrero que descansaba a su lado y, aún sosteniendo entre sus nudosas manos el feliz garabato, emprendió su camino con un nuevo rumbo y fuerte determinación. Había tomado una decisión firme por primera vez desde hacía años. Alguien había conseguido prender en él de nuevo la esperanza, la chispa de la vida, y no quería guardársela para sí, necesitaba compartirla, transmitir lo que sólo puede transmitir una sonrisa...

martes, 15 de octubre de 2013

domingo, 13 de octubre de 2013

Zenttric para dormir :)

"Encuéntrame y cántame esas canciones que tanto me gustan mientras espero en el andén. Atrévete a mirar de frente los miedos que te impiden alcanzar aquello que algún día soñaste. Tantas cosas por hacer, tantos mundos que inventar, tantas caras que alegrar, tantas manos que estrechar. Tantas cosas que decir, tanto tiempo que se va y hay frases que olvidar, lágrimas que embotellar... De nuevo sale el sol, las ganas de hacer lo que yo quiera hacer, no haynada que me pare hoy, nada que perder."

S o l ^^

sábado, 12 de octubre de 2013

Gone.

Él le preguntó que si alguna vez se acostaba temprano. Ella le dijo que le gustaba contar estrellas. Él señaló un cometa. Ella pidió un deseo. Él desapareció fundido en la cola fugaz  y ella se quedó sentada y confundida, sin saber si era tristeza, ira, alivio o alegría lo que sentía desde su marcha.

viernes, 11 de octubre de 2013

Y tras comerse las uñas hasta los codos se dio cuenta de que se seguía sintiendo vacía. No tenía claro qué estaba haciendo con su vida, necesitaba desconectar y mirarlo todo con perspectiva. Sólo tenía que apretar ese botón rojo, sólo tenía que averiguar si era capaz de hacerlo.

jueves, 10 de octubre de 2013

Tras los párpados de papel.

Dame un papel y un boli y volaré a Marte, no sé si a lomos de un cohete rojo o de una historia desbordante, pero la imaginación no conoce límites y a mi el universo se me queda pequeño si no me pierdo en mi mundo paralelo.

Read.

Leer como una forma de mirar la realidad a través de los ojos de otra persona. Hacer de alguna manera tuya su historia, creando puentes entre dos consciencias a partir de un puñado de similitudes. Aprender a mirar el mundo desde la perspectiva de unos iris de otro color, imaginarte que eres tú el protagonista. Algún sabio dijo una vez algo así como que quien lee es capaz de vivir muchas vidas, mientras que quien no lo hace tan sólo es capaz de vivir una sola. Y no hay nada que me guste más que vestirme por un rato con la piel de otra persona, sentir con su corazón, reir a través de su boca y llorar sus lágrimas. Pocas cosas hay que enriquezcan más que eso y nos enseñen a empatizar de esa manera con otras culturas y formas de pensar. Una bella forma de evadirnos de la realidad, o, mejor dicho, de crear otra realidad diferente.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Peor para el sol...

La cerveza le refresca los labios mientras la nota pasar helada a través de su garganta. Mira más allá de su acompañante, envidiando a las gaviotas que vuelan hacia la puesta de sol. Sus gafas recogen el reflejo anaranjado de las nubes teñidas de ocaso sobre la playa. Se muere por sentir la arena entre los dedos, así que apura la jarra de un trago y se acerca con paso decidido hacia el punto exacto en el que Lorenzo se besa con el mar en una explosión de luz ardiente. Escucha las olas romper con fuerza en la orilla, absorta en sus pensamientos mientras le revuelve el pelo la brisa marina. El roce de otra piel en el dorso de su mano la trae de vuelta al mundo. Lo mira y él le devuelve la mirada con intensidad. Le retira un mechón de la cara y de repente es consciente de que está tan cerca que podría... Y él la besa antes de que termine de formarse el pensamiento en su cabeza, llevándosela lejos mientras los últimos rayos van acostandose perezosamente en una cuna de agua salada y espuma...

Manhattan

Capítulo uno: ‘Él adoraba Nueva York. La idolatraba desproporcionadamente’… bueno, corrige eso. ‘Romantizaba la ciudad desproporcionadamente’. Sí. ‘Para él, no importaba la estación del año porque la ciudad existía siempre en blanco y negro y palpitaba con las viejas melodías de George Gershwin’. Hmm, no, me dejo algo. ‘Capítulo uno: Estaba tan enamorado de Manhattan como lo estaba del resto de las cosas. Florecía con el barullo de la marabunta y del tráfico. Para él, Nueva York significaba mujeres bonitas y listillos callejeros que se las sabían todas’. No, no, empalagoso, demasiado empalagoso para un tipo como yo. ¿Podemos… podemos hacerlo más profundo? – ‘Capítulo uno: Adoraba Nueva York. Para él, era la metáfora perfecta de la decadencia contemporánea. La falta de integridad del individuo, la búsqueda de la solución más rápida, estaba convirtiendo rápidamente la ciudad de sus sueños en…’ – No, demasiado sermoneo. Y lo que quiero es vender libros. ‘Capítulo uno: Adoraba Nueva York. Para él, era la metáfora perfecta de la decadencia contemporánea, de la dificultad de prosperar en una sociedad infectada de droga, música atronante, televisión, crímen, basura’. Demasiado enfado. No quiero estar cabreado. ‘Capítulo uno: Era duro y romántico como la ciudad que amaba. Tras sus gafas de pasta negra se ocultaba el poderío sexual de un gato salvaje’. Me encanta ésta. ‘Nueva York era su ciudad… y siempre lo sería.”

lunes, 7 de octubre de 2013

No.

Ene - O. N-O. Parece una palabra simple, dos letras, una sílaba. Significado contundente y que no da lugar a dudas. Sin embargo,  para algunas personas es una palabra difícil de pronunciar, por todo lo que conlleva, un "no" rotundo sentencia , y, como todo lo que sentencia, suena tan definitivo que nos da miedo. Cuesta trabajo zanjar un asunto y le damos vueltas innecesarias por no ser capaces de poner un punto y final que tarde o temprano va a acabar llegando.

Pero no nos desviemos del tema, el no, valga la redundancia. Esa palabreja que a otros les cuesta tanto aceptar, porque significa asumir que algo termina, que se acabó ese tramo del camino, que hay que buscar algo nuevo. Pero cuando alguien dice no, es no. "Es que a lo mejor ha querido decir que... " No. "Pero es que en realidad...." No. Hombres y mujeres del mundo, por favor, un NO es un NO. Sin buscarle los tres pies al gato, sin darle más vueltas a la tortilla y, sobretodo, sin darnos más quebraderos de cabeza a los que decimos que no. Creedme, es un favor para nosotros y para vuestra dignidad, gracias :)

domingo, 6 de octubre de 2013

Buenos días :)

Amenaza amanecer vistiendo ojeras, soplando faldas de montañas y arañando estrellas, llamando al hombre gris que en plazas pone las aceras, dejando a Luna, con Rocío tiene cita a ciegas. Alba lo espera a ver si llega, pero se retrasa,  suenan persianas, dos ladridos y llaves de casa de aquel que vuelve, sol pudiente siempre cierra y abre, siempre sale y se pone, nunca espera a nadie.

Esto está escrito desde la cama, así que perdónenme si me comí alguna coma, tenía muchas ganas de comerme el mundo con mi letra, pero tuve que "picar entre horas".

(Rayden)

viernes, 4 de octubre de 2013

El insomnio me cala los huesos, mente acelerada en un cuerpo en diferido. El pitido de un mosquito chirriando en mis oidos, la confusión rondando mi cabeza.

And, after all, she was still smiling :)

Hay veces que las cosas salen de una forma completamente diferente a cómo las habías planeado.  Pequeños detalles que escapan a nuestro control y que marcan la diferencia de una cerveza, de una noche o de una vida. Quién sabe si para bien o para mal, pero al final es un desenlace distinto, que nos abofetea aprovechando la ventaja que proporciona el factor sorpresa. Otras veces también puede suceder que una situación sobre la que has meditado cien veces y ante la cual te has propuesto una determinada actitud,  aparezca cuando menos te lo esperes, sólo para demostrarte que de nada sirven todas tus cavilaciones,  porque a fin de cuentas lo que has hecho no tiene nada que ver con lo que en un primer momento pensaste hacer.

Pero ¿y qué le vamos a hacer si la vida es una caja de sorpresas semejante a la que un día tuvo Pandora en su poder?  Reírnos al final de todo supongo...

jueves, 26 de septiembre de 2013

Un fire muffin, por favor :)

Hoy por fin aprecio el final de una bonita época de mi vida, siento en la comisura de los labios el sabor amargo de la despedida a la vez que aparece en ellos la curva de la felicidad desprendida de esos imborrables recuerdos del verano. Carcajadas escapadas de las "bromillas de colegas", el frescor de una piscina a las 6 de la mañana, la tos de dos tequilas con sal y limón, el ritmo de dos pares de tacones por el carril bici en un Martes-Mae, cuatro pupilas iluminadas por una Alhambra imponente en una noche de luna llena. Un partido de volley al ritmo de Kakkmadafakka, la piel brillante por el sudor en un concierto, frases que sólo nosotros entendemos, la perfecta porción de medio shawarma a la hora en la que se despiertan las calles, milnohs sonando al chocar cristal contra cristal en "nuestro bar". El gol que da una victoria en el futbolín, aunque no importe quien gane, discusiones políticas en un mirador, un peligroso juego de cartas, el pelo al viento en un descapotable, caprichos con sabor a mojito, un café con leche y una conversación profunda. Grabaciones tontas por whatsapp, un nihaoo "inesperado", cuerpos poseídos por las notas de una canción de música electrónica, ¿¡licor 43 para botellón!? Y qué más da una bronca si acaba en un abrazo, y qué más da una rayada si desemboca en un brindis de cubatas y sonrisas derrochadas. Y qué más da liarla cien mil veces si tienes a alguien que te diga que no pasa nada, que no te preocupes porque está ahí pase lo que pase.

Hoy no me cabe la tristeza tras un verano cerca de la perfección, se acaba una época pero queda la expectativa de superarla en el futuro, miles de recuerdos embadurnados en alcohol, corazones inquietos por amor y desamor, amistades fundidas en un abrazo, conversaciones a las tantas de la madrugada, atracos al frigorífico seguidos de mañanas llenas de rasquitos y pereza infinita.

Y queda la tranquilidad de que es sólo un "hasta luego", de que quedan mil planes trazados a partir de sueños por cumplir y de que hay cosas que el tiempo no consigue desgastar. La seguridad de que sin cada uno de los que han formado parte de mi vida este verano no hubiera sido lo mismo, pero sobretodo sin mi Zipi, esa del mismo jersey a rayas, mi compi de todas esas locuras cometidas, en las que sé que no me seguiría nadie más, la única que comparte esa complicidad y esa forma tan nuestra de ver el mundo. Pensamientos impresos en una mirada electrizada por la telepatía, conversaciones sin palabras, sonrisas que dicen para nosotras lo que para otros callan. Te echaré de menos,  a ti y a toda la parafernalia que nos acaba siempre por rodear sin que lo pretendamos,  esa clase de cosas que sólo nos pasan a nosotras.

Sé que probablemente tengas un viaje cargado de nostalgia, que puede que sientas la atosigadora sombra de la distancia cerniéndose sobre ti a medida que el tren se aleja, pero no olvides que hay cosas que los kilómetros no pueden separar y que, siempre que lo necesites, estaré por aquí para escuchar lo que te pasa por esa cabecita loca tan tuya. Gracias por este verano, por cada momento, cada sonrisa y cada buen recuerdo que me has ayudado a coleccionar. Por el apoyo y las tonterías, por saber cómo conseguir que no me dé un infarto y cómo liarme para que acabe siempre en la calle enlazando los cafés con las cervezas. Te veo pronto princesa ;) Te quiero.

domingo, 22 de septiembre de 2013

Tic, tac, tic, tac...

Los últimos granos del reloj de arena van cayendo, el tiempo del verano del 2013 se agota, se marcha entre las primeras hojas otoñales que caen al suelo dejando una profunda huella en las vidas de cada uno de nosotros. Para unos más que para otros, pero siempre es una buena época de tardes al sol, de mojitos, de playa, de risas y cervezas con los colegas, de cachimbas a la luz de la Torre de la Vela, de paseos por Granada. Y qué rápido se pasa, apenas un suspiro, con todos esos reencuentros, momentazos, frases, sonrisas, miradas cómplices... Lo echaré de menos, cada persona, cada rincón, cada liada. Pero qué vamos a hacerle si, al fin y al cabo, "el tic-tac dicta".

sábado, 21 de septiembre de 2013

El ideal es verte sonreír, lo importante es ser quien eres, es tu vida, te lo mereces :)

"¿Quieres parecerte a las chicas de la tele? Yo a los héroes de los libros y ser libre, Valora lo que tienes sin buscar similitudes, que hasta las mejores actrices tienen mala cara un lunes. Muéstrate tal como eres, no sé, a veces los vicios dicen más que las virtudes y a mí, me dicen más las cicatrices que las pieles, mujeres que hablen sin pelos en la lengua a con labios de carmín. No quieras ser un maniquí de buen ver y mal oír, que tendrá mucho que ofrecer pero nada que decir. Una sonrisa Profident y dientes perla-marfil, con gracia al caminar pero sin saber hacer reír, en fin... Lo más difícil es ver tu habilidad, que aunque no seas Rafael Fernández, eres capaz, escapa del iris con el que te ven los demás, su opinión no debe convertirse en tu realidad. Guarda el traje del domingo, el maquillaje de los viernes, y sal a comerte el mundo, ¿¡Se entiende!? Que somos otra gente, corriente, llámanos "resultones", los perdedores que se enamoran de las emociones. Olvida lo vivido y recuerda lo viviente, diferente del orgullo del amor propio herido. El pasado ya ha huído y lo esperado está ausente, pero el presente es tuyo, proverbio chino. "

Un poquito de postividad y de Rayden, que nunca vienen de más.  A veces olvidamos quienes somos y lo que valemos por el simple hecho de ser. Nos atascamos en un instante dándole vueltas y más vueltas, cuando nolo merece. El presente se escapa y el futuro nos espera, por eso a veces no tiene sentido anclarse atrás,  sino que se trata de arriar las velas y zarpar hacia un nuevo, desconocido y salvaje rumbo. ..

Burn

Se pintó suavemente los labios con su mejor carmín y se enfundó sus zapatos de tacón. 
Deslizó hacia arriba la cremallera de un vestido lleno de orgullo y levantó el mentón al mirarse al espejo. Estaba cansada de remilgos y arrepentimientos, al fin y al cabo, qué más daba. Una historia siempre tiene tres versiones,  la de una parte, la de la otra y lo que realmente pasó. Así que decidió ignorar las historias remendadas, los recuerdos agridulces y estúpidos rencores. Hoy le daba todo igual, quemó ese capítulo mientras el ron le calentaba las venas...

viernes, 13 de septiembre de 2013

martes, 10 de septiembre de 2013

Insomnio.

Que aún me remuerde la conciencia y me levanto arrepentida. Que aún espero algún milagro que consiga que sea como antes. Pero hay cosas que nunca vuelven, y poco sentido tiene seguir anclada al pasado. Sin embargo, sé que en algún momento tendré que volver a saldar las cuentas abiertas y a cerrar el libro que para mí no se merece ese final.

domingo, 1 de septiembre de 2013

Hay días que me siento tan frustrada, tan incapaz de hacer nada por solucionarlo,  tan gilipollas por no haber apreciado lo que tenía... que me cambiaría por él.

Must

Hay cosas del pasado que es mejor dejar en el pasado. Cajas de Pandora que no deben volver a ser abiertas, piedras que es mejor no conservar y páginas del libro que no merece la pena releer. Solo tengo un capitulo en mi vida que debe quedarse enterrado pase lo que pase y me ha faltado el canto de un duro para desempolvarlo y sacarlo del baúl de los recuerdos, que es en el único sitio en el que debe estar. Sigo sin saber a qué demonios juego, por qué no he salido de una y ya estoy a punto de meterme en otra. ¿Se puede saber qué narices hacen mis pocas luces por la noche que es cuando más las necesito? Deben estar fundidas, o eclipsadas en un mar de alcohol. Necesito un cambio de luces pero ya. Un par de bofetadas. O dos... o tres... o veinte. Pero espabilar ha dejado de ser una opción...

A veces me pregunto a qué demonios juego, qué tipo de droga consumo por las noches o qué clase de retraso mental me confunde las neuronas.

viernes, 30 de agosto de 2013

Welcome to Tomorrowland


Y estar ahí, con la adrenalina, la música temblando en el esternón, la gente, las luces, la euforia... Regalaros los oídos con un pedacito del misterio del mañana ;) 

Yesterday is History, Today is a Gift, Tomorrow is Mistery

jueves, 29 de agosto de 2013

Mañana será otro día...

El bajón de las 2 de la mañana,  justo antes de dormir tras un asco de día poco productivo y poca gente activa a estas horas... Más dormir y menos pensar supongo, demasiado dolor de cabeza y demasiadas ganas de unas risas exhalando humo de cachimba,  ganas de una conversación sentada en un mirador con grandes vistas a Granada, de despejar la mente, de huir de mis fantasmas. Ganas de compañía, al fin y al cabo... Y es que con mala conciencia nunca me gustó dormir en casa sola....

domingo, 25 de agosto de 2013

Wisold

Cada arruga que bordea sus ojos es una marcada huella de alegría, tristeza o preocupación. La profundidad de sus iris esconde infinidad de secretos, recovecos y una comprensión que sólo han podido ser adquiridos gracias la experiencia y el caprichoso azar encargado de regirla. Su sonrisa cansada es el reflejo de una vida, conocimientos adquiridos a base de errores y tropezones, de una fortaleza que la ha llevado a sobreponerse al paso del tiempo, las caidas y las vacas flacas. En apariencia, apenas una sombra de lo que fue, pero si eres capaz de ver más allá de sus pupilas, encontrarás un arcón lleno de recuerdos y sabiduría que bien valdría su peso en oro. Quien no quisiera poder vivir con toda esa información, sabiendo vivir la vida desde el principio, pero qué sentido tiene nuestra vida sino el hecho de aprender de cada paso, de superarnos, de ser mejores día a día. Aprender que, cuando has tocado fondo, solo puedes ir hacia arriba. Que todo lo que sube baja y que lo que más nos cuesta construir es luego lo más frágil. Y tropezar.  Y levantarse a seguir intentándolo. Y seguir aprendiendo.  Y seguir creciendo. Y nunca darse por vencido. Porque, después de todo, eso es la vida.

sábado, 24 de agosto de 2013

Asdfgh

A veces me muerdo las uñas mientras me tortura la conciencia y la incertidumbre de eso que no se y que en el fondo prefiero no saber. Desconecto y me pierdo en un vaivén de pensamientos encontrados que acuden a mi mente, con todos esos "y si" y reproches que no puedo evitar hacerme a mi misma. Los recuerdos me impactan a quemarropa en cuanto cualquier pequeño detalle permite que se cuelen por el resquicio del cajón donde los guardo y las reflexiones no se hacen esperar. Unas veces más positivas y otras más oscuras, pero siempre atando ese nudo en la boca del estómago y atrapándome en una espiral que gira, y gira,  y gira...

viernes, 23 de agosto de 2013

Closed

Ese momento en el que sabes que tienes que empezar a hacer algo porque las vueltas que le das al asunto están a punto de sumergirte en un mar de remordimientos y cargo de conciencia del que te va a costar recomponerte. Que sabes que tienes que mantener la entereza de aquí a una hora para no soportar miradas inquisidoras y preguntas a las que aún no puedes contestar. Pero es tentador dejarse llevar por la marea de la culpabilidad y la autocompasión, que aunque suene paradójico, son las dos caras de una misma moneda. Así que te sobrepones y vuelves a cerrar ese cajón y a dejarlo para más tarde, mejor intentar mantener las manos ocupadas en cualquier cosa antes que desatar esa tormenta...

jueves, 22 de agosto de 2013

Martilleando mi cabeza..

Quiero ser positiva, pero me da miedo estar saltando sobre nubes algodonadas que amenazan con deshacerse bajo mis pies, porque cada vez que parece ir algo mejor otra nueva verdad me abofetea. Y quizás sea culpa mía por preguntar, pero nunca fui de las que piensan que si cierras con fuerza los ojos el problema desaparece, asi que sigo intentando coger el mismo toro por los cuernos, aunque no hace otra cosa que atravesarme con las astas una y otra vez...

martes, 20 de agosto de 2013

Buscando una respuesta. ..

¿Por qué tuve que hacerlo todo tan mal? ¿Por qué no pude pensar antes? ¿Por qué para aprender necesitamos cometer tantos errores?

viernes, 16 de agosto de 2013

Siguen retumbando en mi cabeza

Las palabras más duras que me han dicho nunca. Probablemente porque son en gran medida verdad. Y, como se suele decir, las verdades duelen. Y es muy duro darte cuenta de lo zorra y mala persona que puedes llegar a ser. Te hace plantearte muchas cosas, entre ellas tu filosofía de vida, tu personalidad, tus actos. Dicen que errar es de humanos y perdonar divino, pero yo creo que igual que estamos hechos para equivocarnos, estamos hechos para perdonar, que el rencor no es para siempre y no hay mal que dure 100 años, o eso quiero creer...

¿Puede todo el mundo reformarse o existen casos perdidos sin solución?

miércoles, 14 de agosto de 2013

Quiero una máquina del tiempo.

Estoy en ese punto en el que solo quiero dejar de darle vueltas al asunto, pero que no puedo quitármelo de la cabeza. Es increíble como un segundo puede joder algo que se tarda años en construir. Cómo una simple decisión marca el destino de tantas personas, para bien o para mal. No nos damos cuenta en toda la gente sobre la que influimos hasta que ya es tarde y, por desgracia, los errores no se pueden deshacer, sólo podemos esperar aprender de ellos rezando para que no te hundan en el intento.

Dicen que todo ocurre por una razón...

Y quizá yo necesitaba una razón para echar el freno y aprender a pensar.

A falta de terapia bueno es escribir..

Me lo busco yo solita. Todo.  Y poco me pasa para lo que tiento la suerte. Quise jugar con fuego y me quemé. Y escribo para sacar un poco de la angustia que me estrangula el estómago y me oprime los pulmones. Exagerada, pensaréis.  Pero creo que esta vez no, que me quedo corta. No es que sea drástica ni peliculera, al menos en esta ocasión, pero el remordimiento me atosiga mientras intento convencerme de que torres más altas han caído y que el tiempo lo cura todo. Solo espero que sea verdad y deje de sentirme como una pena de persona..

Chunga. Pero que muy chunga

Sabes que la cosa está jodida cuando te consuelas con un "podría ser peor". Pero que muy jodida. Tanto,  que lo mejor que puedes hacer es desaparecer. Porque lo único que haces quedándote es enmarronar más todo. Un alivio breve para una movida no más grande, pero MOVIDA con mayúsculas. Pero bueno, a lo hecho pecho, que de poco sirve ya la autoflagelación...

Desaparecer

Siempre se me ha dado bien liarla. Salir, beber, el rollo de siempre y liarla. Así, tal cual. Pero hoy me he superado. Creo que he batido mi récord,  o puede que no, porque tuve una adolescencia que telita. Aunque desde luego que los 16 no son los 20 y ya era para que hubiera madurado un poquito. Para que hubiera aprendido de mis errores y dejar de tropezar con la misma piedra. Pero no, parece que me gusta abrazarla, correr hacia ella y rodar por el suelo haciendo la croqueta sobre sus aristas. Y luego extrañarme de que me duele.

Y luego es cuando llegan las consecuencias. Cuando tienes que mirar a tus actos a la cara, saludar y pagar cada una de las cuentas pendientes. Porque el momento siempre llega por mucho que lo evites y muchos rodeos que des. Y es que a mi solo me falta sacarle los ojos para joderle la vida un poquito más. Lo que quiere decir que ahora me toca agachar las orejas y desaparecer un tiempo, porque siempre acabo haciendo daño a quien mejor se ha portado conmigo. Luego lloro. Pues joder rubia aprende ya de una puta vez y ahorra lágrimas. Que ya está bien. Madura y empieza por hacer las cosas bien, que ya no tienes 15 años. Y sabes que si fueras un poquito menos de impulsos y un poquito más de pensar, te ahorrarías una pila de malos ratos para ti y los que te rodean. Asi que piensa y luego actúa, y no al revés, que siempre tienes que ir cabeza abajo y contracorriente.

viernes, 26 de julio de 2013

Veraneando al límite! ;)

Entras, sales, subes, bajas, enganchas el café con la tapa, la tapa con la cerveza y la cerveza con el chupito. Vas a casa a ducharte y en 20 minutos estás otra vez en la calle. Duermes en un rincón el poco tiempo que te dejan, porque hay demasiadas cosas interesantes en el mundo como para dejarlas pasar. Cogemos cada tren haciendo piruetas y transbordos imposibles saltando y corriendo entre la gente. Locura aliñada con un toque de caos vacacional. Joder, como se echaba de menos un poco de Granada, y como echaba de menos alguien lo suficientemente loca como para seguirme en cada nueva, brillante y disparatada idea para pasar el rato una maravillosa tarde de verano :)

viernes, 12 de julio de 2013

Magia

No sé si son caprichos del destino, casualidades de la vida o decisiones que se entrelazan cuando menos te lo esperas. Situaciones que te envuelven en su torbellino sin que apenas te des cuenta, impulsos, acciones sin pensar. Supongo que hacen que te dejes llevar por el momento, que lo dejes fluir, tan raro y a la vez tan normal. Miradas alcoholizadas, cosquillas, sonrisas cómplices, besos, caricias, una decisión condensada en un instante..., simplemente algo de magia.

jueves, 11 de julio de 2013

¿Quién quieres ser hoy? Con un poco de imaginación...

No soy un fulano con la lágrima fácil, de esos que se quejan sólo por vicio. Si la vida se deja, yo le meto mano y si no, aún me excita mi oficio, y como además sale gratis soñar y no creo en la reencarnación, con un poco de imaginación...

Partiré de viaje enseguida a vivir otras vidas, a probarme otros nombres, a colarme en el traje y la piel de todos los hombres que nunca seré:

Al Capone en Chicago, legionario en Melilla,  pintor en Montparnasse, mercenario en Damasco, costalero en Sevilla,
negro en Nueva Orleans.
Viejo verde en Sodoma, deportado en Siberia, sultán en un harén. ¿Policía? ni en broma, triunfador de la feria, gitanito en Jerez.
Tahur en Montecarlo, cigarrillo en tu boca, taxista en Nueva York, el más chulo del barrio, tiro porque me toca, suspenso en religión, confesor de la reina, banderillero en Cádiz, tabernero en Dublín,   comunista en Las Vegas, ahogado en el Titánic,    flautista de Hamelín.


Pero si me dan a elegir entre todas las vidas, yo escojo la del pirata cojo con pata de palo con parche en el ojo, con cara de malo. El viejo truhán, capitán de un barco que tuviera por bandera un par de tibias y una calavera.

Billarista a tres bandas,
insumiso en el cielo,dueño de un cabaret,
arañazo en tu espalda,
tenor en Rigoletto,
pianista de un burdel,
bongosero en la Habana,
casanova en Venecia,
anciano en Shangri-la,
polizón en tu cama,
vocalista de orquesta,
mejor tiempo en Le Mans,
cronista de sucesos,
detective en apuros,
conservado en alcohol,
violador en tus sueños,
suicida en el viaducto,
guapo en un culebrón,
morfinómano en China,
desertor en la guerra,
boxeador en Detroit,
cazador en la India,
marinero en Marsella,
fotógrafo en Play Boy.


martes, 9 de julio de 2013

Como imanes que se atraen y se repelen, se atraen y se repelen....



"He caído en las redes de la atracción muchas veces. Amo los espejismos, me conmueven los fuegos artificiales, me apasionan las burbujas del cava y me dejo seducir sin demasiadas complicaciones por un maquillaje cómplice, pero quiero advertir sobre el grave error que puede cometerse (...) si nos dejamos guiar por un entusiasmo automático, precoz, sin sopesar algunas consideraciones suplementarias antes de elegir para siempre."

martes, 2 de julio de 2013

Cal y arena

Así es la vida. Unas veces te sorprende lo que da y otras lo que quita. Hay días que te putea, te asfixia, te lleva al límite, pero, si aguantas, si lo sigues intentando, cuando crees que no puedes más te acaba compensando con creces. No se si por pesado o por compasión,  pero el esfuerzo perseverante tiene su recompensa. Sin embargo, si se la juegas, si haces trampas, puede que al principio todo parezca ircomo la seda, pero al final se alía con el tiempo para poner a cada uno en su sitio y devuelve la jugada con su mejor mano. Antes de actuar, ten en cuenta que lo que tiras al mar te lo devuelve siempre la marea, así que sé consecuente con tus actos, sé consciente de lo que conllevan y procura no hacer a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti.

miércoles, 26 de junio de 2013

SUMMERTIME :)

Acaba el curso en un suspiro. Parece mentira que haya pasado otro año más, segundo de carrera terminado, con todo su estrés , trabajos y exámenes correspondientes. El primer año con mis compis de piso, el segundo en Cádiz. El tiempo vuela y aún no me parece verdad eso de “no tengo nada que hacer”.

Estaba deseando soltar el boli, entregar el folio, despedirme y salir por la puerta a beberme mi libertad. Ganas de gritar aumentando, de pegar saltos, de correr lejos de las cuatro paredes que encerraban mi mente hasta hoy. Hoy. Con todo mi tiempo para disponer de él como me plazca. Con todas esas promesas de noches de verano inolvidables. Con calurosas tardes a la sombra  y juegos de mesa. Con agua, ajetreo y amigos que ver. Hoy. El día en el que EL VERANO EMPIEZA.

Un verano lleno de sueños, viajes, planes, cosas por hacer. Tumbarme bajo el sol y escuchar música, ir  a la playa, salir, cafés con hielo, helados, deporte, aire libre, cachimbas. Quiero aprovechar cada minuto, hacer cada instante memorable, que quede grabado a fuego en cada una de mis neuronas. Voy a llenarlo entero de Momentos, con mayúscula, sin tirar los segundos a la basura. Pienso reírme como la que más, salir como la que más, conversar como la que más… vivir el verano al límite hasta su última exhalación.


Una colección de deseos, el comienzo de esa ansiada libertad, infinidad de ideas por inventar. Señores, señoritas, sujétense fuerte a la cola del viento, porque no sabemos dónde nos llevará este año. 

Bienvenidos al Verano 2013!!

domingo, 23 de junio de 2013

Veinte.


Veinte años. Veinte primaveras. Veinte vueltas al sol.  Parece que fue ayer cuando mi mayor preocupación era conseguir el mejor tazo, o ser la última en sobrevivir jugando al quema. Echo la mirada atrás y encuentro un enorme álbum lleno de recuerdos, experiencias, amigos, lecciones y sonrisas. Cada año una aventura, cien mil momentos para coleccionar, aprendiendo a crecer.  Todos y cada uno de ellos inolvidables, son parte de mi y de lo que soy hoy.

Me acuerdo de aquellas merendolas a base de mediasnoches en cada cumple, rodeados de bolas de colores, toboganes, Coca – Cola sin cafeína y la típica bolsita puntiaguda de chuches. Fiestas sorpresa, globos, unas palabras, vídeos de esos que te hacen simular alergia. La primera noche en la playa, puesta de sol, hogueras, algo de tarta y alcohol. Soplar las velas mientras la brisa acaricia tu cara. Amanecer con cara de locos alrededor de unas cenizas, con ojos cansados, pero con un brillo alegre de haber pasado una noche inolvidable. Aquel beso congelados entre olas, correr para no perder el autobús, brindis por un año más en la piel.  Las bromas, las anécdotas, las risas, unas bengalas  malagueñas que más tarde nos buscarían por Internet.

El tiempo pasa volando, conoces gente, unos llegan para quedarse, otros acampan por un tiempo, otros pasan de puntillas. Llegas a sitios donde jamás te hubieras imaginado que llegarías, te miras en el espejo y te preguntas cómo aquella niña perdida que no sabía qué hacer con su vida a los 15 ha llegado hasta aquí. Cómo ha conseguido sobrevivir a tantas cosas, cómo ha conseguido llegar a ser quién es. Poco a poco vas encontrando en tu reflejo una mujer que, quizás aún no tenga claro su futuro, pero sabe que si ha llegado hasta aquí va a luchar hasta conseguir lo que se proponga. Que cada año es un regalo, que hay que saber coger al vuelo cada oportunidad que te da la vida y exprimir cada suspiro que da un segundo. Que no importa no saber, lo importante es preguntar, querer aprender, poner alma y corazón en cada cosa que hagas.

Y, joder, no hay nada mejor que mirar atrás y no poder evitar una sonrisa. Porque no hay comparación a la felicidad de sentirte satisfecho con tu vida, con el rumbo donde te están llevando tus pasos. Estar a gusto contigo mismo, con quien has sido, eres y en quién te estás convirtiendo poco a poco. Me encanta ver cómo he madurado, revisar esos errores que cometí y de los que no me arrepiento, porque me han enseñado a vivir, a entender que ser feliz es una decisión, que es apreciar los detalles en las pequeñas cosas. Pero lo mejor es sentir que, a pesar de todo, en el fondo sigo siendo la misma, con esos arrebatos de locura, esa impulsividad que lleva mi vida al galope de la improvisación, esos pelos de loca y esos morros de pato. No haber perdido esa capacidad que adquirí para acabar pensando en positivo cuando todo parece desmoronarse, regalar sonrisas solo porque sí, porque me gusta ver cómo sonríen los demás, de  solucionar todo a carcajadas. Porque no hay nada como reírse hasta de la propia sombra.

Y es que sólo puedo sentirme afortunada y daros las GRACIAS.  Gracias a todos los que me habéis ayudado a ser como soy, a seguir mi camino, a no perderme en mi burbuja y devolverme un poco los pies a la tierra cuando hacía falta.  A esos que me pusieron un poco de cordura entre mis idas de olla y a los que me dieron el empujón que me faltaba para saltar al vacío cuando hacía falta que me alumbrara un poco la locura. Gracias a esos que me han dado la oportunidad de conocerlos un poquito más este año, a los que me sacaban una sonrisa cada mañana o cada noche,  con algo tan simple como un “Buenos días Gim”, un “acuchón” o un “buenas noches princesa”. Gracias a los que habéis soportado mis ataques de histeria momentánea, mi bipolaridad y mis resoples de pura ofuscación.  Por aguantar mis empompamientos y mi habilidad para meterme a soñar en mi mundo, por perdonar mis despistes (que son millones) y mi cabeza loca. Gracias a los que me escucháis y me contáis vuestros secretos, rayadas y movidas, porque no hay mayor honor para mí que tener vuestra confianza.

Gracias a los que habéis puesto patas arriba mi vida en algún momento, bajo promesas de diversión o locura. A los que, en muy poco tiempo, os habéis ganado un hueco para siempre en mi corazón. A los que me hacéis amena la monotonía de la cotidianidad con cada broma y a los que veo menos de lo que me gustaría,  pero sé que siempre puedo contar con ellos. Gracias a “los de toda la vida”, esos pesados que han estado y están año tras año, sin cansarse, creciendo conmigo. Ésos que empecé invitando al Chiki-Park,  con los que luego salté hogueras y ahora no se olvidan de llamar.


Granaínos, extremeños, almerienses, leoneses,  gaditanos, ceutenses, mallorquines, sevillanos…  Da igual de dónde, pero cada uno de vosotros aporta un color distinto a mi vida y sois especiales para mí. Y gracias por estar ahí en este cambio de década, esta quinta parte de siglo, estos veinte añazos, unos más y otros menos, pero que, sin cada uno de vosotros, no hubieran sido lo mismo.


Os quiero. 

viernes, 21 de junio de 2013

"Si Siempre te dices Nunca, al final Nunca será Siempre..."

Nunca era una niña precavida y realista,
Siempre era un niño soñador y aventurero.

Un día Siempre le comentó a Nunca que quería viajar al sol, 
Nunca intentó quitarle la idea de la cabeza;

le dijo que si seguía teniendo pájaros en la cabeza, 
un día volarían y nunca podría volver.

Nunca hacía de cuerda para sujetar el globo de sus deseos, 
pero Siempre nunca cesó en su empeño de viajar al sol.

Tal era el peso de sus sueños y tantos pájaros tenía en su cabeza,
que todos a la vez emprendieron el vuelo y Siempre se perdió en el cielo.

Hay quien dice que Siempre murió, otros que cumplió su sueño,
pero Siempre nunca volvió 
y de todo lo que pasó Nunca nunca lo supo porque echó raíces en el suelo.