domingo, 27 de octubre de 2013

Cazando perdices para comer

Nos pasamos la vida buscando ese final feliz, tomamos decisiones y mas decisiones esperando escuchar ese "y vivieron felices..." sin saber si conseguiremos llegar algún día o se quedará en una simple pestaña llena de deseos sin cumplir. Esperamos escoger la opción adecuada, el momento perfecto,  la persona que compone nuestra media naranja. Pero, ¡qué demonios!, no podría ser otro momento más perfecto, simplemente porque no podría ser otro momento más que ese. Ni otra persona. Ni otra opción. Debemos aprender que cuando tomamos una decisión, tomada queda, para bien o para aprender de ella. Dejar de martirizarnos con todos esos "y si"s que sólo nos hacen perder el tiempo sin dejarnos sacarle todo el jugo al presente. Hay que hacer que cada día,  cada momento, cuente. Hacerlos diferentes y especiales y apreciar su verdadero valor. Porque segundos que se fueron nunca vuelven, y opciones que desechamos nunca estuvieron destinadas a hacerse realidad.

sábado, 26 de octubre de 2013

Sobre los márgenes

Expectación condensada en el ambiente, un micro sobre el escenario y unos ojos de zafiro que electrifican la piel del público. Una voz que empieza a fluir con ritmo, con la suavidad del mar y la fuerza de las olas, envolviendo cada mente, absorviendo cada pensamiento, fundiendo al mismo son las manos levantadas en el aire. Esa letra que emociona, esa base que se desliza por el caracol de cada oído, esa emoción que impregna cada frase. La magia va fluyendo por cada poro de la piel, creando una atmósfera fluorescente que conecta unas voces con otras, como un boli que une puntos en una hoja de papel. Te envuelve y te impulsa hacia otra dimensión por unos instantes, casi obligándote a dejarte llevar, inundando cada célula de tu ser. Vuelas sin saber ni cómo, cabalgando a lomos de sus palabras por las llanuras de la vida, sintiendo su propio corazón. 

Es de estas cosas que no se pueden explicar, que hay que sentir en la propia piel para entenderlo, emocionarse a un ritmo de rap, acurrucarse en el sonido de una voz, conectar con esos ojos de zafiro. Porque Sharif es muy grande, y la experiencia de su directo increíble. Gracias por ese conciertazo, y gracias al loco que me indujo a cometer esta locura, porque ha sido TREMENDA y me quedo con la promesa de repetir :)

viernes, 25 de octubre de 2013

Way away

Veo a la gente pasar sentada en el andén con una mezcla de curiosidad y esperanza. Paseo lentamente mis ojos por el entramado de filigranas que se enredan la pared, admirando la belleza antigua que caracteriza a la estación. Tiene su encanto,  al menos más de lo que lo tiene el frío metal del acero con su gris impoluto y futurista. Las manecillas del reloj avanzan lenta e inexorablemente mientras muevo la pierna con impaciencia. Quiero coger ese tren y marcharme lejos, quiero apagar el botón de mi mente y dejarla mecerse suave en el traqueteo del tren. Quiero llegar y reencontrarme con viejos amigos y posibles nuevos. Quiero una cachimba con inmejorable compañía. Y no puedo esperar a dejarme llevar por esta locura :)

jueves, 24 de octubre de 2013

Confused.

Siempre consigue sorprenderme. No tengo la menor idea de cómo, pero al final siempre consigue dejarme sin palabras. Me vuelve loca con sus idas y venidas, sus sí pero no y su manía de aparecer en el momento justo con las palabras adecuadas. Y cuando creo que ya lo he visto todo, me medio acostumbro y decido hacer algo al respecto, hace Chás y aparece a mi lado. O desaparece, según le dé. Y otra vez consigue colarse en mi cabeza, enredando sutilmente las escasas neuronas que me quedan y ejerciendo sobre mi ese magnetismo irresistible del "ni contigo, ni sin ti".

Y otra nueva paja mental, un caos ideomático con una pizca de ironía en el que intento encontrar algo coherente. Pero todos sabemos lo que pasa con la coherencia cuando te pierdes en unas pupilas y te sorprendes diciendo más de un par de cosas que no deberías decir. Y esto parece la pescailla que se muerde la cola, solo que en este caso acabamos mordiéndonos unos a otros sin ton ni son, revolcándonos en un foso de cal cada vez más profundo, enterrándonos en toneladas de arena que empiezan a pesar.

Sinceramente,  no tengo ni la menor idea de cuál puede ser el final de esta historia, aunque supongo que el factor sorpresa es parte del encanto de la vida, nunca sabes dónde te va a llevar en el siguiente episodio. Lo único que sé es que, sea el puerto que sea al que llegue, será el mejor al que podría haber llegado.

martes, 22 de octubre de 2013

Los tres pies del gato.

Matemáticas, lengua, ciencias e idiomas. Desde pequeños nos inculcan que son lo importante, lo que nos llevará lejos en la vida. Se empeñan en forzar un lado del cerebro con cuadrículas, reglas y hábitos culturales que nos van "normalizando" y cortando por el mismo patrón. Van recortando lentamente las alas a la creatividad infantil, con razonamientos impuestos y lógica aplastante, sin tener en cuenta lo llamado pensamiento lateral. Nos privan de justo lo que luego intentamos recobrar de adultos: la originalidad, la creatividad,  las nuevas ideas. Es curioso que reclamen emprendedores cuando todo lo que nos enseñan  es a seguir los pasos establecidos. ¿Cómo vamos a innovar si nos enseñan que 2 + 2 sólo puede ser cuatro? Para un niño esa simple suma puede ser cinco, un millón o amarillo. ¿Quién dice que está equivocado?  ¿Qué hubiera pasado si alguien le hubiera dicho a Picasso que la gente no es azul? ¿O a Elvis que dejara de moverse así?

Sin darnos cuenta,  vamos colocando barreras alrededor de nuestra mente, limitando las respuestas y las soluciones a los problemas. Si nos dicen blanco, blanco, si nos dicen negro, negro. Y no contemplamos la posibilidad de que sea a rayas. Dejamos de permitir a nuestra mente volar libre sin restricciones por miedo, miedo al rechazo social, a ser "el bicho raro". Lo paradójico es que, al final, son los "bichos raros" los que triunfan, los le abren los ojos al mundo a nuevas realidades, los que le echan dos cojones (con perdón) al asunto y defienden lo que creen.

Tenemos que aprender a perder el miedo a equivocarnos y al ridículo,  porque probablemente la primera idea no sea buena, es más,  seguramente sea una total y completa absurdez, pero no se nace aprendido. Y si no es la segunda, será la tercera, la quinta o la octava, pero encontraremos algo diferente. Conseguiremos crear algo nuevo, original, distinto. Porque, aunque a veces no lo parezca, lo que busca el mundo son emprendedores, personas que se atrevan, que arriesguen. Y, a mayor riesgo, mayor recompensa. Así que, amigos, perdamos el miedo, rompamos los límites y busquémosle los tres pies al gato.

miércoles, 16 de octubre de 2013

El poder de la curvatura de una línea

Una sonrisa olvidada en una hoja de papel voló soplada por un cálido viento del sur y fue a parar a sus rodillas. El anciano bajó la vista y sujetó con manos temblorosas y ojos suspicaces el pequeño trozo de papel amarillento. Aquel simple pedazo rasgado de libreta decorado con un torpe y sonriente garabato le hizo sonreir, recordando cuando era fácil regalar alegres curvaturas de los labios y esperar que fueran correspondidas. Se dió cuenta entonces de que no podía permitir que el mundo se siguiera oscureciendo, alguien tenía que abrir las nubes para permitir el paso de un brillante rayo de sol entre ventiscas de miseria. Se dió entonces cuenta de que a veces sólo basta con prender una llama para que la mecha corra de persona a persona. Y recordó que la tristeza es contagiosa, pero que una carcajada era más poderosa si se era capaz de provocarla. Y recordó también que se podía llorar de risa, y se podía reír de lo perra que era la vida, pero lo que nunca se debería poder era perder la sonrisa.

Se levantó despacio recogiendo el sombrero que descansaba a su lado y, aún sosteniendo entre sus nudosas manos el feliz garabato, emprendió su camino con un nuevo rumbo y fuerte determinación. Había tomado una decisión firme por primera vez desde hacía años. Alguien había conseguido prender en él de nuevo la esperanza, la chispa de la vida, y no quería guardársela para sí, necesitaba compartirla, transmitir lo que sólo puede transmitir una sonrisa...

martes, 15 de octubre de 2013

domingo, 13 de octubre de 2013

Zenttric para dormir :)

"Encuéntrame y cántame esas canciones que tanto me gustan mientras espero en el andén. Atrévete a mirar de frente los miedos que te impiden alcanzar aquello que algún día soñaste. Tantas cosas por hacer, tantos mundos que inventar, tantas caras que alegrar, tantas manos que estrechar. Tantas cosas que decir, tanto tiempo que se va y hay frases que olvidar, lágrimas que embotellar... De nuevo sale el sol, las ganas de hacer lo que yo quiera hacer, no haynada que me pare hoy, nada que perder."

S o l ^^

sábado, 12 de octubre de 2013

Gone.

Él le preguntó que si alguna vez se acostaba temprano. Ella le dijo que le gustaba contar estrellas. Él señaló un cometa. Ella pidió un deseo. Él desapareció fundido en la cola fugaz  y ella se quedó sentada y confundida, sin saber si era tristeza, ira, alivio o alegría lo que sentía desde su marcha.

viernes, 11 de octubre de 2013

Y tras comerse las uñas hasta los codos se dio cuenta de que se seguía sintiendo vacía. No tenía claro qué estaba haciendo con su vida, necesitaba desconectar y mirarlo todo con perspectiva. Sólo tenía que apretar ese botón rojo, sólo tenía que averiguar si era capaz de hacerlo.

jueves, 10 de octubre de 2013

Tras los párpados de papel.

Dame un papel y un boli y volaré a Marte, no sé si a lomos de un cohete rojo o de una historia desbordante, pero la imaginación no conoce límites y a mi el universo se me queda pequeño si no me pierdo en mi mundo paralelo.

Read.

Leer como una forma de mirar la realidad a través de los ojos de otra persona. Hacer de alguna manera tuya su historia, creando puentes entre dos consciencias a partir de un puñado de similitudes. Aprender a mirar el mundo desde la perspectiva de unos iris de otro color, imaginarte que eres tú el protagonista. Algún sabio dijo una vez algo así como que quien lee es capaz de vivir muchas vidas, mientras que quien no lo hace tan sólo es capaz de vivir una sola. Y no hay nada que me guste más que vestirme por un rato con la piel de otra persona, sentir con su corazón, reir a través de su boca y llorar sus lágrimas. Pocas cosas hay que enriquezcan más que eso y nos enseñen a empatizar de esa manera con otras culturas y formas de pensar. Una bella forma de evadirnos de la realidad, o, mejor dicho, de crear otra realidad diferente.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Peor para el sol...

La cerveza le refresca los labios mientras la nota pasar helada a través de su garganta. Mira más allá de su acompañante, envidiando a las gaviotas que vuelan hacia la puesta de sol. Sus gafas recogen el reflejo anaranjado de las nubes teñidas de ocaso sobre la playa. Se muere por sentir la arena entre los dedos, así que apura la jarra de un trago y se acerca con paso decidido hacia el punto exacto en el que Lorenzo se besa con el mar en una explosión de luz ardiente. Escucha las olas romper con fuerza en la orilla, absorta en sus pensamientos mientras le revuelve el pelo la brisa marina. El roce de otra piel en el dorso de su mano la trae de vuelta al mundo. Lo mira y él le devuelve la mirada con intensidad. Le retira un mechón de la cara y de repente es consciente de que está tan cerca que podría... Y él la besa antes de que termine de formarse el pensamiento en su cabeza, llevándosela lejos mientras los últimos rayos van acostandose perezosamente en una cuna de agua salada y espuma...

Manhattan

Capítulo uno: ‘Él adoraba Nueva York. La idolatraba desproporcionadamente’… bueno, corrige eso. ‘Romantizaba la ciudad desproporcionadamente’. Sí. ‘Para él, no importaba la estación del año porque la ciudad existía siempre en blanco y negro y palpitaba con las viejas melodías de George Gershwin’. Hmm, no, me dejo algo. ‘Capítulo uno: Estaba tan enamorado de Manhattan como lo estaba del resto de las cosas. Florecía con el barullo de la marabunta y del tráfico. Para él, Nueva York significaba mujeres bonitas y listillos callejeros que se las sabían todas’. No, no, empalagoso, demasiado empalagoso para un tipo como yo. ¿Podemos… podemos hacerlo más profundo? – ‘Capítulo uno: Adoraba Nueva York. Para él, era la metáfora perfecta de la decadencia contemporánea. La falta de integridad del individuo, la búsqueda de la solución más rápida, estaba convirtiendo rápidamente la ciudad de sus sueños en…’ – No, demasiado sermoneo. Y lo que quiero es vender libros. ‘Capítulo uno: Adoraba Nueva York. Para él, era la metáfora perfecta de la decadencia contemporánea, de la dificultad de prosperar en una sociedad infectada de droga, música atronante, televisión, crímen, basura’. Demasiado enfado. No quiero estar cabreado. ‘Capítulo uno: Era duro y romántico como la ciudad que amaba. Tras sus gafas de pasta negra se ocultaba el poderío sexual de un gato salvaje’. Me encanta ésta. ‘Nueva York era su ciudad… y siempre lo sería.”

lunes, 7 de octubre de 2013

No.

Ene - O. N-O. Parece una palabra simple, dos letras, una sílaba. Significado contundente y que no da lugar a dudas. Sin embargo,  para algunas personas es una palabra difícil de pronunciar, por todo lo que conlleva, un "no" rotundo sentencia , y, como todo lo que sentencia, suena tan definitivo que nos da miedo. Cuesta trabajo zanjar un asunto y le damos vueltas innecesarias por no ser capaces de poner un punto y final que tarde o temprano va a acabar llegando.

Pero no nos desviemos del tema, el no, valga la redundancia. Esa palabreja que a otros les cuesta tanto aceptar, porque significa asumir que algo termina, que se acabó ese tramo del camino, que hay que buscar algo nuevo. Pero cuando alguien dice no, es no. "Es que a lo mejor ha querido decir que... " No. "Pero es que en realidad...." No. Hombres y mujeres del mundo, por favor, un NO es un NO. Sin buscarle los tres pies al gato, sin darle más vueltas a la tortilla y, sobretodo, sin darnos más quebraderos de cabeza a los que decimos que no. Creedme, es un favor para nosotros y para vuestra dignidad, gracias :)

domingo, 6 de octubre de 2013

Buenos días :)

Amenaza amanecer vistiendo ojeras, soplando faldas de montañas y arañando estrellas, llamando al hombre gris que en plazas pone las aceras, dejando a Luna, con Rocío tiene cita a ciegas. Alba lo espera a ver si llega, pero se retrasa,  suenan persianas, dos ladridos y llaves de casa de aquel que vuelve, sol pudiente siempre cierra y abre, siempre sale y se pone, nunca espera a nadie.

Esto está escrito desde la cama, así que perdónenme si me comí alguna coma, tenía muchas ganas de comerme el mundo con mi letra, pero tuve que "picar entre horas".

(Rayden)

viernes, 4 de octubre de 2013

El insomnio me cala los huesos, mente acelerada en un cuerpo en diferido. El pitido de un mosquito chirriando en mis oidos, la confusión rondando mi cabeza.

And, after all, she was still smiling :)

Hay veces que las cosas salen de una forma completamente diferente a cómo las habías planeado.  Pequeños detalles que escapan a nuestro control y que marcan la diferencia de una cerveza, de una noche o de una vida. Quién sabe si para bien o para mal, pero al final es un desenlace distinto, que nos abofetea aprovechando la ventaja que proporciona el factor sorpresa. Otras veces también puede suceder que una situación sobre la que has meditado cien veces y ante la cual te has propuesto una determinada actitud,  aparezca cuando menos te lo esperes, sólo para demostrarte que de nada sirven todas tus cavilaciones,  porque a fin de cuentas lo que has hecho no tiene nada que ver con lo que en un primer momento pensaste hacer.

Pero ¿y qué le vamos a hacer si la vida es una caja de sorpresas semejante a la que un día tuvo Pandora en su poder?  Reírnos al final de todo supongo...