viernes, 11 de mayo de 2012

"Cuando crees que conoces todas las respuestas, llega el Universo y te cambia todas las preguntas..."

Mil veces pasa que buscamos respuesta a las preguntas que nos rondan la cabeza sin éxito alguno. Nos perdemos y creemos que no hay respuesta para nuestras grandes dudas existenciales. Y a veces el problema no está en la respuesta, si no en la pregunta en sí. Quizás es que no estamos haciendo la pregunta correcta. No podemos saber el color de un lazo si preguntamos de qué material está hecho. Y eso os pasa con millones de cosas al día. 

Cuando estamos hechos un lío, perdidos, lo primero que nos debemos preguntar, paradójicamente, es si realmente estamos haciendo la pregunta correcta, porque si no sabemos lo que preguntamos,  ¿cómo demonios vamos a saber lo que contestar a ello?  




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada