jueves, 26 de septiembre de 2013

Un fire muffin, por favor :)

Hoy por fin aprecio el final de una bonita época de mi vida, siento en la comisura de los labios el sabor amargo de la despedida a la vez que aparece en ellos la curva de la felicidad desprendida de esos imborrables recuerdos del verano. Carcajadas escapadas de las "bromillas de colegas", el frescor de una piscina a las 6 de la mañana, la tos de dos tequilas con sal y limón, el ritmo de dos pares de tacones por el carril bici en un Martes-Mae, cuatro pupilas iluminadas por una Alhambra imponente en una noche de luna llena. Un partido de volley al ritmo de Kakkmadafakka, la piel brillante por el sudor en un concierto, frases que sólo nosotros entendemos, la perfecta porción de medio shawarma a la hora en la que se despiertan las calles, milnohs sonando al chocar cristal contra cristal en "nuestro bar". El gol que da una victoria en el futbolín, aunque no importe quien gane, discusiones políticas en un mirador, un peligroso juego de cartas, el pelo al viento en un descapotable, caprichos con sabor a mojito, un café con leche y una conversación profunda. Grabaciones tontas por whatsapp, un nihaoo "inesperado", cuerpos poseídos por las notas de una canción de música electrónica, ¿¡licor 43 para botellón!? Y qué más da una bronca si acaba en un abrazo, y qué más da una rayada si desemboca en un brindis de cubatas y sonrisas derrochadas. Y qué más da liarla cien mil veces si tienes a alguien que te diga que no pasa nada, que no te preocupes porque está ahí pase lo que pase.

Hoy no me cabe la tristeza tras un verano cerca de la perfección, se acaba una época pero queda la expectativa de superarla en el futuro, miles de recuerdos embadurnados en alcohol, corazones inquietos por amor y desamor, amistades fundidas en un abrazo, conversaciones a las tantas de la madrugada, atracos al frigorífico seguidos de mañanas llenas de rasquitos y pereza infinita.

Y queda la tranquilidad de que es sólo un "hasta luego", de que quedan mil planes trazados a partir de sueños por cumplir y de que hay cosas que el tiempo no consigue desgastar. La seguridad de que sin cada uno de los que han formado parte de mi vida este verano no hubiera sido lo mismo, pero sobretodo sin mi Zipi, esa del mismo jersey a rayas, mi compi de todas esas locuras cometidas, en las que sé que no me seguiría nadie más, la única que comparte esa complicidad y esa forma tan nuestra de ver el mundo. Pensamientos impresos en una mirada electrizada por la telepatía, conversaciones sin palabras, sonrisas que dicen para nosotras lo que para otros callan. Te echaré de menos,  a ti y a toda la parafernalia que nos acaba siempre por rodear sin que lo pretendamos,  esa clase de cosas que sólo nos pasan a nosotras.

Sé que probablemente tengas un viaje cargado de nostalgia, que puede que sientas la atosigadora sombra de la distancia cerniéndose sobre ti a medida que el tren se aleja, pero no olvides que hay cosas que los kilómetros no pueden separar y que, siempre que lo necesites, estaré por aquí para escuchar lo que te pasa por esa cabecita loca tan tuya. Gracias por este verano, por cada momento, cada sonrisa y cada buen recuerdo que me has ayudado a coleccionar. Por el apoyo y las tonterías, por saber cómo conseguir que no me dé un infarto y cómo liarme para que acabe siempre en la calle enlazando los cafés con las cervezas. Te veo pronto princesa ;) Te quiero.

domingo, 22 de septiembre de 2013

Tic, tac, tic, tac...

Los últimos granos del reloj de arena van cayendo, el tiempo del verano del 2013 se agota, se marcha entre las primeras hojas otoñales que caen al suelo dejando una profunda huella en las vidas de cada uno de nosotros. Para unos más que para otros, pero siempre es una buena época de tardes al sol, de mojitos, de playa, de risas y cervezas con los colegas, de cachimbas a la luz de la Torre de la Vela, de paseos por Granada. Y qué rápido se pasa, apenas un suspiro, con todos esos reencuentros, momentazos, frases, sonrisas, miradas cómplices... Lo echaré de menos, cada persona, cada rincón, cada liada. Pero qué vamos a hacerle si, al fin y al cabo, "el tic-tac dicta".

sábado, 21 de septiembre de 2013

El ideal es verte sonreír, lo importante es ser quien eres, es tu vida, te lo mereces :)

"¿Quieres parecerte a las chicas de la tele? Yo a los héroes de los libros y ser libre, Valora lo que tienes sin buscar similitudes, que hasta las mejores actrices tienen mala cara un lunes. Muéstrate tal como eres, no sé, a veces los vicios dicen más que las virtudes y a mí, me dicen más las cicatrices que las pieles, mujeres que hablen sin pelos en la lengua a con labios de carmín. No quieras ser un maniquí de buen ver y mal oír, que tendrá mucho que ofrecer pero nada que decir. Una sonrisa Profident y dientes perla-marfil, con gracia al caminar pero sin saber hacer reír, en fin... Lo más difícil es ver tu habilidad, que aunque no seas Rafael Fernández, eres capaz, escapa del iris con el que te ven los demás, su opinión no debe convertirse en tu realidad. Guarda el traje del domingo, el maquillaje de los viernes, y sal a comerte el mundo, ¿¡Se entiende!? Que somos otra gente, corriente, llámanos "resultones", los perdedores que se enamoran de las emociones. Olvida lo vivido y recuerda lo viviente, diferente del orgullo del amor propio herido. El pasado ya ha huído y lo esperado está ausente, pero el presente es tuyo, proverbio chino. "

Un poquito de postividad y de Rayden, que nunca vienen de más.  A veces olvidamos quienes somos y lo que valemos por el simple hecho de ser. Nos atascamos en un instante dándole vueltas y más vueltas, cuando nolo merece. El presente se escapa y el futuro nos espera, por eso a veces no tiene sentido anclarse atrás,  sino que se trata de arriar las velas y zarpar hacia un nuevo, desconocido y salvaje rumbo. ..

Burn

Se pintó suavemente los labios con su mejor carmín y se enfundó sus zapatos de tacón. 
Deslizó hacia arriba la cremallera de un vestido lleno de orgullo y levantó el mentón al mirarse al espejo. Estaba cansada de remilgos y arrepentimientos, al fin y al cabo, qué más daba. Una historia siempre tiene tres versiones,  la de una parte, la de la otra y lo que realmente pasó. Así que decidió ignorar las historias remendadas, los recuerdos agridulces y estúpidos rencores. Hoy le daba todo igual, quemó ese capítulo mientras el ron le calentaba las venas...

viernes, 13 de septiembre de 2013

martes, 10 de septiembre de 2013

Insomnio.

Que aún me remuerde la conciencia y me levanto arrepentida. Que aún espero algún milagro que consiga que sea como antes. Pero hay cosas que nunca vuelven, y poco sentido tiene seguir anclada al pasado. Sin embargo, sé que en algún momento tendré que volver a saldar las cuentas abiertas y a cerrar el libro que para mí no se merece ese final.

domingo, 1 de septiembre de 2013

Hay días que me siento tan frustrada, tan incapaz de hacer nada por solucionarlo,  tan gilipollas por no haber apreciado lo que tenía... que me cambiaría por él.

Must

Hay cosas del pasado que es mejor dejar en el pasado. Cajas de Pandora que no deben volver a ser abiertas, piedras que es mejor no conservar y páginas del libro que no merece la pena releer. Solo tengo un capitulo en mi vida que debe quedarse enterrado pase lo que pase y me ha faltado el canto de un duro para desempolvarlo y sacarlo del baúl de los recuerdos, que es en el único sitio en el que debe estar. Sigo sin saber a qué demonios juego, por qué no he salido de una y ya estoy a punto de meterme en otra. ¿Se puede saber qué narices hacen mis pocas luces por la noche que es cuando más las necesito? Deben estar fundidas, o eclipsadas en un mar de alcohol. Necesito un cambio de luces pero ya. Un par de bofetadas. O dos... o tres... o veinte. Pero espabilar ha dejado de ser una opción...

A veces me pregunto a qué demonios juego, qué tipo de droga consumo por las noches o qué clase de retraso mental me confunde las neuronas.